Aplicada a problemas de la voz, lenguaje, aprendizaje y conducta dirigida a niños, adolescentes y adultos. También al desarrollo personal y el desbloqueo emocional en adultos.

Adultos

Se trata de una terapia muy efectiva tanto para el tratamiento de problemas específicos de la voz como la disfonía (alteración en el tono de la voz), dislalia (trastorno en la articulación de algunos fonemas), y disfemia (tartamudez), como para afianzar y mejorar la proyección de la voz y la capacidad comunicativa.

También como potente herramienta de desbloqueo emocional, que nos permite la reconexión con nosotros mismos a través de la conexión con nuestro tono de voz auténtico.

Esta terapia también se utiliza como apoyo a otros procesos de trabajo emocional profundo.

En el trabajo con adultos, la energía de los sonidos del nombre marcan la linea a seguir para realizar diferentes dinámicas corporales y sonoras. Es un procedimiento bioenergético que se desarrolla en un ambiente cálido y respetuoso.

Niños

Aplicable y muy efectiva en niños. Sirve, tanto para el tratamiento de problemas específicos del lenguaje, la comunicación y la voz (dislalia, disfemia y disfonía), como para armonizar en los niños aspectos mentales, físicos y emocionales, ayudándoles a centrarse, relajarse, calmarse o activarse.

A través de dinámicas sonoras y corporales acompaño a niños con problemas de aprendizaje, comportamiento, lenguaje y voz, respetando su naturaleza y ritmo, en un ambiente de creatividad, afectividad y juego.

Dirigido principalmente a:

– Desarrollo de las capacidades de aprendizaje y desarrollo afectivo.

– Prevención y tratamiento de problemas relacionados con la lectoescritura y trastornos del lenguaje.

– Prevención y tratamiento de hiperactividad, deficit de atención y problemas conductuales

– Armonizar y equilibrar aspectos mentales, físicos y emocionales