Es la ciencia médica más antigua de la humanidad y cuenta con un gran número de adeptos, habiendo llegado a ser incluida en algunos hospitales en la unidad del dolor.

La Acupuntura consiste en la inserción de pequeñas y finas agujas en los meridianos de acupuntura,  que apenas producen sensación de dolor al ser introducidas en la piel para restablecer la salud y el bienestar del paciente.

Los meridianos de acupuntura son canales por donde circula la energía del cuerpo y a través de donde se manifiesta exteriormente la situación de los órganos internos. Estos meridianos sirven también como el nexo de unión para controlar y tratar todos los órganos del cuerpo.

La acupuntura trata al ser humano de una manera holística (como un conjunto) y personalizada, siendo el tratamiento diferente para cada paciente. El objetivo final de esta terapia es tratar las dolencias y ayudar al cuerpo a ser fuerte frente a las enfermedades y mejorar el bienestar de la persona.