Es una modalidad de la Medicina Tradicional China usada para el tratamiento de todo tipo de enfermedades que se ha venido practicando desde hace unos 3000 años. En esta forma de tratamiento además de ingredientes de origen vegetal, también se utilizan de origen animal o mineral.

Cada prescripción herbaria de esta medicina es un cóctel de muchas hierbas adaptadas a cada paciente. El médico diseña generalmente un remedio usando uno o dos ingredientes principales que actúen sobre la enfermedad, agregando posteriormente otros muchos ingredientes más para ajustar la fórmula a las condiciones del Ying y el Yang de cada paciente.

A veces es necesario neutralizar la toxicidad de los ingredientes principales o sus efectos secundarios. A diferencia de la medicina occidental, en la Medicina Tradicional China, el equilibrio de todos los ingredientes se considera más importante que el efecto de los ingredientes individuales.

Investigaciones en todo el mundo avalan su gran eficacia en trastornos agudos y crónicos que cursan con dolor, insomnio, ansiedad, infertilidad, trastornos digestivos o menstruales. Actualmente, es una medicina bastante extendida y popular en el mundo, llegando a ser usada en diversos hospitales, sobre todo de China.